Convento de las Carmelitas
Villalba del Alcor (Huelva)
Inicio
El Carmelo
La monja Carmelita
El monasterio
La Comunidad
El rincón del poeta
Textos escogidos
Reportaje fotográfico
Ven y verás
Dónde estamos
Contáctanos
Un día en el monasterio

 

 
La actitud contemplativa que el Carmelo vive con un estilo propio, es un carisma concedido por el Espíritu a su Iglesia, con el que cultiva de un modo especial los valores del ser y del espíritu. -Const. 61-
 
Durante la jornada, comprendida entre las 6,00 horas am. y las 10,30 pm., la monja carmelita se entrega a la oración, el trabajo y la fraternidad alternando su ritmo según el horario establecido…



El Carmelo es todo de María

 
   
 

La Liturgia de las Horas es uno de los deberes más gozosos de las religiosas que se extiende a todos los momentos del día, santificando el tiempo y convirtiéndolo en momentos de salvación.
-Const. 68-
             

                  

 
 




Para nosotras que vivimos en una comunidad de, fe, la oración, además de establecer una relación con Dios en el amor, se convierte en fuente y expresión esencial de nuestra vida individual y comunitaria.
-Const. 60-
 

 
 



La sujecion a la ley común del trabajo es un testimonio de pobreza colectiva, por lo
que aceptamos de buen grado la prescripción de la regla sobre la asiduidad en el trabajo, pero evitamos la búsqueda exagerada del lucro y alimentamos la confianza en la providencia, viviendo el gozo del día presente.
-Const. 89-
 

 
 


 
 


El trabajo remunerado que la comunidad realiza actualemtne es la confección de hostias para
suministro de nuestra diócesis.

 
 
 
 


Para que la vida fraterna sea fuente de verdadera alegría es necesario que busquemos la verdad en el amor…
… estas reuniones tienen como finalidad la constante renovación espiritual y la profundización de la vida comuntaria…
-Const. 30-31-
 
 
 




 
 


El ritmo alternado de oración y trabajo, exige tiempos de alegre recreación. Participamos activamente en ellos ya que son momentos propicios para la distracion del ánimo y para consolidar la salud del espiritu y del cuerpo.
-Const. 34-


Inicio | El Carmelo | La monja Carmelita | El monasterio | La Comunidad | El rincón del poeta | Textos escogidos | Reportaje fotográfico | Ven y verás | Dónde estamos | Contáctanos